Miro hacia abajo preguntándome -qué hago aquí-. La visión me provoca vértigo y tengo que agarrarme a algo. Debo saltar pero no encuentro la forma ni el momento. Será lo mejor; saltar y olvidarlo todo, sólo será un instante pero lo necesito.

Mientras la voluntad lucha contra el miedo, mis piernas me dan el impulso necesario para sentarme sobre el abismo, y…ya esta. Un vacío inmenso invade mi pecho, una corriente eléctrica corre por mi nuca mientras caigo y se desvanece de repente aquella escena caminando hacia la sala de juntas, donde me esperaba el consejo de administración para sacarme la piel. Muy lejos quedaban aquellos tiempos en el campus, donde me pasaba las noches con el diseño de los primeros prototipos. Entonces sí que lo pasaba bien. Ahora,… lucho contra el impago de las nóminas, los cobros, el equipo de ventas,… la deuda y el día a día me asfixian.

Muchos emprendedores se encuentran ante la dirección de empresas y personas por haber tenido éxito en la definición de un producto o solución. Ante el dilema entre -lo que les gusta hacer, la pesada responsabilidad de administrar una compañía y las consecuencias sociales de sus decisiones-. Pymes que no se pueden permitir la contratación de un buen profesional para cada una de las áreas estratégicas de su negocio, porque no pueden pagarlo. Empresarios que habiendo llegado a una etapa de madurez, quisieran descargarse de las tareas del día a día, para dedicarse a aquellas que más les place y traspasar las que dominan menos. Sin duda, disponer de un profesional que de apoyo o tome las riendas es una sabia solución.

“Pymes que no se pueden permitir la contratación de un buen profesional para cada una de las áreas estratégicas de su negocio, porque no pueden pagarlo.”

“La dirección es solitaria e ingrata.”

Una reiterada caída de ventas, afrontar una guerra de precios, tutorizar un joven profesional  futura promesa (junior mentoring), tener que iniciarse en el mercado internacional, recibir una sanción por desconocimiento de la normativa, tener que afrontar una re-estructuración interna o decisiones clave como la definición de políticas de precio, posicionamiento, identificación de los factores clave para la supervivencia del negocio, identificar las ventajas competitivas, o el diseño del modelo de negocio más adecuado, se escapan de las manos de algunos empresarios y lo peor, en un porcentaje mayor del que deseamos lleva a la ruina interesantes proyectos y hasta familias.

¿Y si pudiese acceder a estos profesionales a un coste asequible? Por el tamaño de mi empresa, solo necesitaría ayuda un par de días a la semana de un especialista, o incluso menos. ¿Por dónde empiezo? ¿Cuantas horas dedican los directivos de tu organización a realizar tareas administrativas? ¿A qué precio pagamos este tiempo? ¿Podríamos ejecutar estas labores con personal  de menor cualificación y por tanto coste? ¿Sería de valor la opinión externa de un profesional que aporte una visión estratégica y táctica al margen de la operativa diaria?

Contratar un directivo por horas es una rentable  solución. Un profesional de primer nivel a tiempo parcial, sin coste de selección y contratación. La coyuntura actual nos brinda servicios de Interim Management, el Head Sharing o Head Renting, permitiéndonos disponer de una ayuda en el tiempo y coste necesarios.

“El Interim Management nos permite disponer de ayuda en el tiempo y coste necesarios”

Un directivo interino, contratado a tiempo parcial o por proyecto se corresponde con un profesional orientado a resultados, capaz de promover el cambio, consolidar valores y desarrollar personas, capaz de ejercer como un líder, un profesional que aporta ideas renovadas para un cambio en la orientación y modelo de gestión. Su participación nos nutre de nuevas ideas, nos ayuda a abrir nuestra mente a nuevas alternativas. Esta modalidad de contratación es una buena solución para cubrir un hueco dentro del organigrama. Las empresas no se pueden permitir periodos de gracia, 100 días para rendir cuentas, posiblemente tienen esos 100 días para la ejecución de un proyecto y cambiar la organización para competir en el nuevo entorno. Un ejecutivo puede incorporarse por un periodo para realizar una reestructuración necesaria. La prensa internacional les refiere como ‘..the just-in-time talent pipeline..’ con capacidad para orientar las carreras profesionales de nuevos licenciados, de estudiantes con futuro. Directivos útiles para administraciones locales, haciendo más eficientes los presupuestos de inversión y la gestión de recursos disponibles.

“El directivo interino, un profesional orientado a resultados.”

Debemos tomar decisiones antes de que sea demasiado tarde, solo entonces el Interim Management no es un gasto es una inversión.

Suspendido en el aire un vacío en el estomago borra de mi mente cualquier imagen y sensación no relacionada con lo que estoy viviendo en este mismo instante. Siento frío, tensión, más frío. Un breve impulso. Tiro de la anilla, el paracaídas se abre y me invade una paz tranquilizadora. El sol y el paisaje me acompañan en un descenso perfecto. La vida vuelve a mí, mi mente se ordena por prioridades. ¿Qué tal el descenso?, pues la verdad es que me siento renovado. ¿Tomamos algo fresco? Sabes, te voy a hacer caso, dame el contacto del que me hablaste, lo voy a contratar un par de días por semana.

Cuando tenemos señales que nos indican el camino, ¿porqué nos cuesta tanto salir de nuestra rutina y tomar decisiones de cambio?. Ya parece que hemos olvidado aquellos años en los que debíamos contratar a golpe de talonario, pues el exceso de demanda se pagaba caro. Hoy el entorno ha cambiado, hay quien ve la dificultad, yo busco la oportunidad.

¿Qué haces tu?

Josep Fenoy, 18 de febrero de 2013