Aférrate a tus valores y a tus objetivos.

Sin valores, se pierde el rumbo.

Alberto Ribera, IESE.